En pie, por favor




Cada día pasamos más horas sentados, las sociedades modernas nos arrastran a ello  y  a tener una vida cada vez menos activa, producimos más con menos esfuerzo, las máquinas y las innovaciones tecnológicas remplazan la mano de obra humana y los trabajos físicos cada vez requieren menos esfuerzo, la fuerza física ha dejado de ser un componente fundamental del ser humano, hemos construido un mundo lleno de comodidades que paradójicamente nos ha hecho débiles y nos está enfermando, en cambio nos tenemos por personas activas que vivimos una vida acelerada y no paramos en todo el día atendiendo las obligaciones diarias.

La media de horas que pasamos inactivos y sentados al día supera a las que estamos de pie o activos. Permanecer  muchas horas sentado es un factor de riesgo para las enfermedades cardiometabólicas y la mortalidad. Para los que trabajan sentados pasan una media 21 horas de inactividad, para los que su trabajo requiere estar de pie pasan una media de 14 horas de inactividad.








Si trabajas sentado pasas una media de 7,5 horas en el trabajo, 1,5 horas frente al televisor, 2 h de ocio, (puede ser en el bar, frente al ordenador, el móvil, etc)  2 horas sentados en la mesa comiendo y 1 en medios de transporte, esto suma un total de 14 horas, si a ello le sumas las 7 de dormir hacen un total de 21 horas de inactividad, a esto la mayoría de gente le puede restar alguna de las horas que se refieren a dormir, parece paradójico pero es así, somos inactivos y lo empeoramos sin dormir las horas necesarias.

El cuerpo humano parece que no está adaptado evolutivamente para estar tantas horas sentado, y esto tiene serias consecuencias sobre la salud que no deben ser pasadas por alto. Algunas de las enfermedades derivadas del sedentarismo son: enfermedades metabólicas, la  obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, arterioesclerosis, fibromialgia, cáncer.  Tambien los músculos como los glúteos se atrofian y pierden funcionalidad,  los flexores de la cadera se acortan y disminuye la movilidad de la espalda generando problemas en la zona lumbar,  el riego sanguíneo disminuye,  se reduce el gasto energético y se aumenta la residencia a la insulina favoreciendo la acumulación de grasa.  Llegados a este punto entramos en un círculo vicioso, la falta de ejercicio y el sedentarismo disminuye la capacidad de adaptación a cualquier actividad física, tu cuerpo se ha ralentizado y tus músculos son débiles, cualquier  esfuerzo que hagas te dejara ajotado rápidamente e incluso estas más expuesto a una lesión, todas las situaciones van a requerir reposo. Así que no queda otra, levántate!, estar de pie activa los músculos,   recuerda que tus músculos son tu mejor seguro de vida, y no sirve hacer ejercicio de forma regular, las investigaciones revelan que los efectos negativos que produce permanecer largos periodos sentado son independientes y no mejoran con la práctica de  ejercicio regular. 



Si trabajas en una oficina frente a un ordenador intenta alternar entre sentado y de pie, si no puedes quizá te sea más fácil levantarte cada media hora y dar un pequeño paseo, subir y bajar escaleras, hacer ejercicios isometricos o  unas sentadillas, siempre será mejor que no hacer nada. También existen los standing desks o escritorios de pie, un tipo de mesa ajustable en altura que te permite alternar el trabajar de pie o sentado. Si pasas largas horas viendo el televisor, una buena opción es ponerte a planchar. También puedes ir al trabajo y desplazarte andando o en bici, usar las escaleras en lugar del ascensor y, en definitiva hacer todo lo posible para reducir el tiempo que pasas sentado y aumentar la actividad.


Cambiar un hábito no es fácil, sobre todo porque estos hábitos suelen estar arraigados a unos patrones de conductas y para modificarlos hacen falta estímulos y ser conscientes. A parte de realizar ejercicio de forma regular, para monitorizar la actividad diaria una opción interesante son los monitores o pulseras de actividad, son unos accesorios que tienen como objetivo principal de medir y analizar la actividad diaria del usuario. Se sincronizan con los Smartphones y, entre las funciones principales de estos dispositivos están el cálculo de pasos, el control de las calorías consumidas o el análisis de las horas y la calidad del sueño, en definitiva te monitoriza la actividad, y todo lo que se puede medir se puede mejorar, pero para esto tienes que estar dispuesto, el simple hecho de llevar una pulsera no cambiara tu salud.











Fuentes, Referencias: 
Sedentary Time and Its Association With Risk for Disease Incidence, Mortality, and Hospitalization in Adults: A Systematic Review and Meta-analysis 
Prolonged Sitting Boosts Bad Health  
Leisure Time Spent Sitting in Relation to Total Mortality in a Prospective Cohort of US Adults 
Objectively-measured sedentary time and its association with markers of cardiometabolic health and fitness among cardiac rehabilitation graduates

No hay comentarios:

Publicar un comentario